Aprender Inglés

La incorporación al mundo laboral es uno de los hitos más difíciles que te vas a encontrar en tu búsqueda de empleo. Además de romper el círculo vicioso que ya tratamos en otro post, adaptarte al entorno profesional exige un tiempo y un esfuerzo por tu parte.

Los códigos de conducta, el lenguaje, el ritmo, hasta en ocasiones, la vestimenta son claves que deberás dominar para desenvolverte con soltura en un medio absolutamente nuevo para ti. Según el sector, a veces incluso según la empresa o el país, las normas varían enormemente y deberás prestar mucha atención para comprender y asimilar lo que se espera de ti.

En este sentido, las prácticas laborales son un excelente medio de familiarizarte con todas las novedades que desconoces. Cuando aceptas tus primeras prácticas, estás construyendo el puente que necesitas para unir toda la teoría que has estudiado con tu desempeño laboral como un auténtico profesional. No infravalores este decisivo paso y sé muy exigente con tu elección. Elige bien dónde vas a iniciarte y de dónde vas a recoger valiosos aprendizajes.

Una vez dentro, no desaproveches todas las oportunidades que sin lugar a dudas la experiencia te brindará. Busca referentes, aprende de las personas que te rodean, sé crítico y desarrolla tu propio criterio, pero a la vez, respeta las decisiones y recuerda que tú has ido allí a aprender. Mantén una actitud proactiva, no ocultes las ganas de aprender, no tengas miedo a equivocarte, abre bien los ojos, escucha activamente, recoge todo lo que pueda servirte para aprender y mejorar y sobre todo ofrece constantemente tu ayuda. Conviértete en el mejor compañero, siempre dispuesto a echar una mano y preparado para demostrar que tú también puedes hacerlo.

Empiezas una nueva aventura, ¿no es apasionante?